Trabajamos para impulsar el cambio positivo

El proyecto elacónsult se constituyó como una sociedad mercantil adscrita a los principios de la economía social, tal como establece la Ley 5/2011 de 29 de marzo. Por tanto la entidad, si bien persigue la obtención de beneficios económicos, no persigue la acumulación de capital.

La entidad está configurada como una empresa de intermediación y coordinación en el desarrollo de actividades formativas. Los ámbitos entre los que se desarrollan estas actividades son:

El pensamiento crítico y creativo

El desarrollo personal

La capacitación profesional

La innovación social

La diversidad cultural

La igualdad de género

Así mismo, todas estas actividades se realizan también en colaboración con otras personas y/o entidades jurídicas que pueden aportar valor, conocimiento, experiencia y profundidad en los ámbitos que se desarrollan. Tanto el desarrollo de las actividades descritas como los fines de la entidad, se rigen por los principios orientadores de la citada Ley 5/2011 de 29 de marzo:

Primacía de las personas y del fin social sobre el capital.

Gestión autónoma, transparente, democrática y participativa.

Aplicación de los resultados económicos principalmente, en función del trabajo, servicio o actividad realizada por las personas colaboradoras, y en su caso, al fin último de la entidad.

¿Cuál es la meta de elacónsult?

La empresa se concibió como una herramienta, cuyo propósito último, es servir a la sociedad participando activamente en el fomento de la investigación y el desarrollo. La entidad llevará a cabo este fin principalmente a través de tres líneas de acción:

Acción 1

La divulgación y la investigación científica, técnica, humanística y social.

Acción 2

La concesión de becas para cursar estudios y/o realizar investigaciones de carácter científico, técnico, humanístico y social.

Acción 3

La promoción y el impulso de iniciativas de Innovación social, como herramienta para construir nuevas relaciones que mejoren nuestra sociedad, basadas en la equidad, la igualdad de oportunidades, la cooperación, la cohesión social y la sostenibilidad medioambiental.

Además, dentro del objeto social, se contempla que la entidad pueda destinar parte de sus beneficios en forma de concesión de ayudas a personas físicas, para la puesta en marcha de proyectos de vida dignos, y/o personas que se encuentren en riesgo de exclusión social, y/o que hayan sido víctimas de violencia de género.

Todo ello siempre respetando los principios esenciales y el marco normativo de cualquier sociedad mercantil.

Si tienes alguna pregunta, o quieres presentar una propuesta, contacta con nosotros