Publicado el

Diario – 24 de Septiembre de 2020

La tragedia de las personas impacientes es «la búsqueda constante de satisfacciones efímeras».

La paciencia es la «capacidad de saber esperar, que lo que ha de suceder, suceda». La pregunta obvia es ¿cómo sé lo que ha de suceder? Pues bien, la propia pregunta ya forma parte del proceso trágico.

Lo único que puedes hacer es conectar tu conciencia y tu pensamiento, y esa conexión te permitirá evitar la búsqueda constante de satisfacciones efímeras. No es tan difícil, sólo tienes que sentir lo que haces y ver más allá de ti mismo.