Publicado el

Diario – 10 de Diciembre de 2020

Voy a darte una poderosa razón para esto de aprender a pensar de forma critica y creativa:

«Lo que sabes hoy, probablemente mañana ya no te sirva. Muy probablemente»

Voy a darte otra, más poderosa:

«La conciencia humana es la principal causante de la evolución de la especie. Pero, si no hay mente, no hay conciencia. Así que, una mente bien organizada, dará como resultado una conciencia bien desarrollada. La conciencia es en realidad la garante de la preservación de la especie. Su no-práctica pone en serio riesgo su continuidad»

Y esto último es lo que más trabajo cuesta entender, según el grado de egocentrismo que mantengamos.

Publicado el

Ser coherente y PCC

Uno nunca es coherente respecto a lo que piensa. Uno es coherente respecto a aquello en lo que cree. Mis pensamientos fluyen. Mis creencias no.

Cuando soy coherente lo que hago es mantener una posición respecto a una idea que ha dejado de fluir, quedando estática. Creo en ella.

Esto puede ser bueno o malo. Depende. Si nunca re-examino la idea estática (juicio crítico), estoy descartando alternativas que bien pudieran ser mejores. Caminos que pueden llevarme a lugares desconocidos e inexplorados (creatividad).

Al hacer ese descarte, provoco que mi pensamiento no fluya, y coarto la posibilidad de ampliar y profundizar en mi conciencia. Pero soy coherente…

«Cuanto más fluyan tus pensamientos, más contradicciones encontrarás. Y al tomar consciencia de ello, tu conciencia se expandirá. Serás una persona inmensa». Ser coherente es siempre un estadio temporal. Y si no lo es, acabará por ser peligroso.

Publicado el 1 comentario

Construir las reglas

Cuanto mayor es nuestra capacidad para elaborar pensamientos complejos, mayor es la amplitud y profundidad de nuestra conciencia. De esta forma, la conciencia se expande tal como si del propio universo se tratase.

En ese proceso hay un punto, en el que comprendes que las reglas (que siempre son sociales, porque no las hay de ninguna otra clase) ya no te someten. Son sencillamente, una creación tuya. El éxito y el fracaso, por ejemplo, dejan de ser unidades de referencia para ti.

La construcción de reglas debe ser mutua, conjunta y constante. Las reglas pueden ser aceptadas, pero jamás impuestas. La imposición transforma la regla en norma. Y las normas se asumen, pero normalmente no se aceptan porque ya no es mi creación.

La clave de todo consiste en «permitir que la energía del pensamiento del otro sujeto fluya tanto como la mía». La construcción de mis propias reglas exige de mí, una empatía y humildad propias de una conciencia amplia y profunda. Por eso es tan importante nuestra capacidad para elaborar pensamientos complejos.

Los demás son esclavos de la costumbre porque ignoran la verdadera fe; aquel que la conoce vive en lo absoluto, fuera de la costumbre

Nosotros y los otros (Tzvetan Todorov)
Publicado el

Diario – 12 de Octubre de 2020

«Sentir Amor es el mayor acto de valentía que existe».

Cualquier persona sabe esconderse en el refugio de la indiferencia que nos aporta nuestro egocentrismo, porque esto no requiere ningún esfuerzo.

Si el amor es la fuente que genera el proceso evolutivo de la conciencia, en última instancia, mi evolución personal también es un acto de valentía. Pero además, como miembros de un grupo de una especie de primates, nuestra evolución es también contagiable, una vez se alcanzase el nivel necesario de masa crítica.

Por eso la actitud es tan importante.

Publicado el

Diario – 30 de Septiembre de 2020

La burocracia es, en cualquiera de sus acepciones, uno de los mayores impedimentos para el proceso evolutivo de la conciencia humana. Cuantas más normas son necesarias para la regulación de una sociedad, más carencia de Amor existe entre los miembros que la componen. Es triste. Pero también es cierto.

Incluso podemos imaginarnos que la alternativa es utópica…

Pero ¿por qué?, ¿acaso no es la evolución un proceso grupal?

Publicado el

Diario – 24 de Septiembre de 2020

La tragedia de las personas impacientes es «la búsqueda constante de satisfacciones efímeras».

La paciencia es la «capacidad de saber esperar, que lo que ha de suceder, suceda». La pregunta obvia es ¿cómo sé lo que ha de suceder? Pues bien, la propia pregunta ya forma parte del proceso trágico.

Lo único que puedes hacer es conectar tu conciencia y tu pensamiento, y esa conexión te permitirá evitar la búsqueda constante de satisfacciones efímeras. No es tan difícil, sólo tienes que sentir lo que haces y ver más allá de ti mismo.

Publicado el

(Mccp-h) El modelo: pensamiento complejo y conciencia

A Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples le preguntaron en una entrevista: ¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona? «No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia. Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética»

¿Es alcanzable la excelencia?

Sigue leyendo (Mccp-h) El modelo: pensamiento complejo y conciencia