Publicado el Deja un comentario

Diario – 31 de Enero de 2020

El amor no es un mero sentimiento, ni una simple emoción. Tampoco tiene que ver con el matrimonio, ni con la pareja. Ni por supuesto se trata de ningún intercambio. El amor no se busca, ni se encuentra. El amor no te lo dan. Se desarrolla y se tiene. El amor es iluminación. Conexión. Es la conexión que permite el proceso evolutivo de la conciencia humana. Proceso que no ha llegado, ni mucho menos, a su punto máximo.

Esto es así, a pesar de que muchas personas creen estar “totalmente evolucionadas”. Es una actividad que nace en nosotros, y cuyo desarrollo ajeno es incontrolable para nosotros. Si tenemos miedo, nos falta amor. Si sufrimos de forma constante, nos falta amor. Si percibimos inseguridad permanente, nos falta amor. Cualquier respuesta emocional instintiva estará descontrolada si nos falta amor.

Pero, ¿es entonces el amor un acto emocional e instintivo? No. Su desarrollo es racional. La capacidad de amar es resultado de nuestra capacidad para elaborar pensamientos complejos. Si no, cualquier otro animal podría desarrollarla al mismo nivel. Y elaborar pensamientos complejos es el principal resultado de la evolución humana.

Y aquí comienza la conexión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.