Publicado el

Diario – 20 de Marzo de 2020

Nunca exijas a nadie aquello que tú serías incapaz de hacer, ni aún cuando te pagasen por hacerlo.

Porque si eres incapaz de hacerlo, significa que no sabes cómo se hace. Y si no sabes cómo se hace, tampoco puedes juzgar correctamente lo que se está haciendo.

Pídelo. Espéralo. Pero no lo exijas, porque con cariño todo sale mucho mejor.