Publicado el

Diario – 14 de Abril de 2020

Especialmente dedicado a aquellas personas que miran hacia atrás con angustia o nostalgia. El pasado de una persona nunca determina su futuro.

El pasado de una persona puede configurar la luz que ilumina el presente. Si abrimos los ojos. Si activamos nuestros sentidos. Si nos liberamos de nuestros miedos. Si sentimos nuestras emociones.

El futuro siempre es una elección.