El pensamiento complejo, o pensamiento crítico y creativo, te abre la puerta permanente al autoaprendizaje.

Entonces descubres la mayor ventaja de ser autodidacta. Puedes pensar, hacer y crear en absoluta libertad.

Es el pájaro que entra y sale de la jaula a voluntad.

Sólo prima la única verdad que merece la pena considerar, el amor por la vida.