Diario – 25 de Febrero de 2021

PART. 2 – La atención no es mera concentración

Yo puedo concentrar mis pensamientos en una acción que ha sido previamente programada en mi mente. Una acción que ha sido aprendida y que puede llegar a realizarse con destreza.

Pero que precisamente por eso, escapa del control de mi conciencia. Aunque esté consciente.

Al escapar del control de mi conciencia, «sólo hago aquello que sé hacer»… y estoy anulando mi capacidad creativa.

Hay que darse cuenta de que no es lo mismo estar aprendiendo, que haber aprendido. Una vez aprendido, si no hay alteración en las condiciones en las que se desarrolla la acción… las luces se apagan… ahorramos energía.

Por eso es tan importante el aprendizaje constante. Activa la Conciencia… despierta la Creatividad… genera la Compresión. Nos expande.

Y como aprender a pensar sirve para aprender a sentir… en última instancia, descubro cosas que antes ni siquiera imaginaba que existían…

Cosas que, tal como indicaba El Principito, no se ven con los ojos. O mejor, cosas que «no sabíamos mirar».

Es decir, dejas de ser una pila.

Naturalmente, esto es algo que no puede llevarse a cabo de forma permanente, al menos en el mundo en el que vivimos. Pero sí se puede practicar más de lo que se practica.

«La atención es el primer peldaño para ascender a la montaña sagrada de la Sabiduría»

(Cartas de Yogui Peregrino)