«No consigo soñarte siempre que quiero… pero quiero soñarte siempre que duermo»…

«No consigo verte cuando abro los ojos… y sin embargo los cierro para poder contemplarte… admirarte»…

«Cada amanecer es una nueva esperanza de sentir de la luz de tus ojos… el brillo de tu mirada… la paz de tu presencia»…

(Cuento de Eva)