Uno nunca es coherente respecto a lo que piensa. Uno es coherente respecto a aquello en lo que cree. Mis pensamientos fluyen. Mis creencias no.

Cuando soy coherente lo que hago es mantener una posición respecto a una idea que ha dejado de fluir, quedando estática. Creo en ella.

Esto puede ser bueno o malo. Depende. Si nunca re-examino la idea estática (juicio crítico), estoy descartando alternativas que bien pudieran ser mejores. Caminos que pueden llevarme a lugares desconocidos e inexplorados (creatividad).

Al hacer ese descarte, provoco que mi pensamiento no fluya, y coarto la posibilidad de ampliar y profundizar en mi conciencia. Pero soy coherente…

Cuanto más fluyan tus pensamientos, más contradicciones encontrarás. Y al tomar consciencia de ello, tu conciencia se expandirá. Serás una persona inmensa.

«Ser coherente es siempre un estadio temporal. Y si no lo es, acabará por ser peligroso».

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .