Diario – 30 de Septiembre de 2020

«La burocracia es, en cualquiera de sus acepciones, uno de los mayores impedimentos para el proceso evolutivo de la conciencia humana». Cuantas más normas son necesarias para la regulación de una sociedad, más carencia de Amor existe entre los miembros que la componen. Es triste. Pero también es cierto.

Incluso podríamos imaginar que la alternativa es una utopía…

Pero ¿por qué?… ¿acaso no es la evolución un proceso grupal?

Diario – 24 de Septiembre de 2020

«La tragedia de las personas impacientes es la búsqueda constante de satisfacciones efímeras».

La paciencia es la «capacidad de saber esperar, que lo que ha de suceder, suceda». La pregunta obvia es, ¿cómo sé lo que ha de suceder? Pues bien, la propia pregunta ya forma parte del proceso trágico.

Lo único que puedes hacer es conectar tu conciencia y tu pensamiento. Y esa conexión te permitirá evitar la búsqueda constante de satisfacciones efímeras. No es tan difícil, sólo tienes que sentir lo que haces y ver más allá de ti mismo.

(Mccp-h) El modelo: pensamiento complejo y conciencia

A Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples le preguntaron en una entrevista: ¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona? «No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia. Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética»

¿Es alcanzable la excelencia?

Richard Paul, que dedicó toda su vida al estudio del pensamiento crítico, años atrás había dejado escrito que «la mejor forma de proteger nuestros intereses, es protegiendo los de los demás», y que «el pensamiento de mala calidad cuesta tanto en dinero como en calidad de vida».

Sigue leyendo «(Mccp-h) El modelo: pensamiento complejo y conciencia»

Diario – 8 de Septiembre de 2020

Dicen que Mark Twain pensaba que la diferencia más importante entre la ficción y la realidad, es que la ficción necesita ser creíble.

Hace ya muchos años, durante una clase de teoría literaria, el profesor quiso explicarnos de una manera muy sencilla en qué consiste la verosimilitud: «es totalmente verosímil que Superman estire la capa y levante el vuelo; pero sería completamente inverosímil que Espartaco hiciese lo mismo, mientras pelea en la arena del circo».

Es decir, en esencia la verosimilitud ha de ajustar los detalles al contexto. Y además con exactitud. La exactitud es la medida mediante la cual evitamos la distorsión o el error.

Pero con los años te das cuenta de que la exactitud en los detalles para que algo sea verosímil, depende sobre todo de que éstos no sobren. Porque en la práctica, siempre puede faltar algo y entonces se busca.

El problema surge cuando los detalles sobran. Y aunque como Twain, yo también creo que la realidad puede en ocasiones resultar inverosímil, lo cierto es que la gran mayoría de la información que recibimos y decidimos aceptar o no, no trata sobre «la verdad», sino sobre «su verosimilitud».

Así que, atención a los detalles.