Diario – 29 de Junio de 2020

Se suele apelar con bastante frecuencia a la coherencia de las personas. Incluso percibimos como virtuosa esa cualidad de actuar conforme a cómo pensamos. Pero yo no consigo tener ese nivel de perfección.

De hecho, creo que esa virtud de pensar y actuar consecuentemente, es en realidad y en la mayoría de casos, una falsedad. Un auto-engaño. Un mentira gigante. Porque la coherencia, en su mayoría, no es actuar conforme a como pensamos, sino actuar conforme a aquello que creemos.

Hay una diferencia sustancial y muy sencilla de entender, «el pensamiento se mueve, pero la creencia es estática».

La vida está llena de paradojas. Y las personas repletas de contradicciones (otra cosa es aceptarlas).

Diario – 4 de Junio de 2020

A pesar de que la naturaleza nos enseña constantemente que la vida es vulnerable, y sobre todo incierta, continúo observando una mayor cantidad de admiración por la individualidad del ser humano, que de respeto por la singularidad de las personas.

Hay una gran diferencia. Lo primero se mueve por el egocentrismo. Lo segundo por la empatía.